Hace poco estuve en Ciudad de México, presentando OpenCollective con una propuesta: crear un Colectivo Abierto en CMDX. El LabCDMX organizó un coloquio para pensar las ciudades creativas y generar un espacio de discusión y propuestas.

En este marco, desde OpenCollective, le propusimos a los ciudadanos de CDMX crear un colectivo abierto y autónomo de individuos que quiera diseñar e implementar ideas para mejorar la vida en la ciudad. Un colectivo abierto es un grupo no incorporado de individuos con una misión en común que opera de manera transparente y al mismo tiempo es una estructura organizacional ágil, dinámica y en red.

Una ciudad es en esencia un colectivo de individuos que toma dinero a través de impuestos y lo asigna a diferentes prioridades de acuerdo a un proceso de toma de decisiones centralizado.

En las ciudades hay también infinidad de personas motivadas para llevar adelante experimentos en movilidad urbana, educación, residuos, las artes, etc. Pero para poder acceder a los recursos necesarios tienen que relacionarse y operar dentro de un sistema de subsidios muy ineficiente. Es ineficiente no porque las personas que los otorgan son ineficientes, sino porque al ser un sistema centralizado, los beneficios de un subsidio deben impactar a una cantidad de gente suficiente como para que se justifiquen y la innovación se concentra en lugar de empujarse a los bordes.

En lugar de decir ‘modifiquemos el sistema de subsidios’ proponemos armar un sistema alternativo y tratar de que sea exitoso. Ese sistema es un colectivo abierto.

El modelo que diseñamos imita el proceso que se llevó adelante con los servidores de datos. De la misma manera que hoy nos parece insólito que haya un servidor por página online, no tiene sentido que pensemos aún en una institución legal por proyecto, cuando los costos de emprender son tan bajos. Necesitamos una estructura mucho más dinámica y ágil. Fácil de montar y desmontar. Tan fácil como levantar un servidor o armar un grupo de Facebook.

Cada ciudadano es accionista de este colectivo abierto. Los que pueden colaborar financieramente se comprometen a un aporte mensual, aquellos que tienen tiempo o habilidades los ponen al servicio de los proyectos a los cuales les interesa contribuir y aquellos con ideas, se apoyan en esta estructura para experimentar, para innovar de manera ágil, transparente y colaborativa.

Nuestra propuesta es que los recursos se utilicen para crear una plataforma común sobre la cual se monten proyectos para mejorar la ciudad. En lugar de repartirse entre proyectos financia una estructura federada:

Por ejemplo, muchos proyectos necesitan alguien que escriba sobre ellos, o alguien que filme y edite videos. Muchos proyectos necesitarán consultar con diseñadores, arquitectos, legales, etc…

Así empujamos la creatividad hacia los bordes, permitimos que ciudadanos de manera autónoma, descentralizada y transparente colaboren para mejorar la vida en la ciudad y aumentamos exponencialmente la experimentación.

Gobiernos: ¿Qué pueden hacer los gobiernos? A nivel estatal, los gobiernos pueden tratar a los colectivos de la misma manera que tratan a los servidores de datos, responsables de monitorear y bajar contenido ilegal pero no imputables por el mismo. A nivel ciudad, el gobierno puede facilitar estos colectivos brindando espacios públicos, asistiendo con permisos y asesoría creando más espacios de discusión creativa.

Parafraseando a Bucky Fuller, para cambiar la realidad hay que hacer un modelo que haga obsoleto el existente. #CDMXColectivoAbierto una manera de hacerlo!

Yo me ofrezco a coordinar los primeros encuentros/calls hasta que alguien en Mexico tome la posta. Acá me encuentran: pia@opencollective.com o slack.opecollective.com

Acá link a algunos videos del evento.